La Cebra

Stacks Image 718

Me tocó ser distinto
no por qué lo hubiera
escogido o decidido,
sino por qué me tocó…
y al tocarme ser distinto
tal vez me tocó ser artista
me tocó ser marica
me tocó ser como soy
y no me arrepiento…

Luis Caballero

En Junio de 1996,
José Rivera Moya
fundó La Cebra

Polémicas, aplausos y teatros a reventar han caracterizado desde entonces la trayectoria de esa agrupación cuyo principal objetivo es llevar a escena la vida y cultural gay en todas sus facetas.

Desde su fundación, La Cebra Danza Gay ha sido la protagonista de un suceso inédito en la danza mexicana. No obstante que la compañía nace en los años en que la mayoría de los coreógrafos mostraban preferencia por discursos esteticistas y por la experimentación con estilos de movimiento que recién se hacían presentes, como el release, y/o hacían un trabajo de búsqueda dentro del marco de la llamada danza-teatro y la interdisciplina –todo lo anterior con miras a generar una escena dancística de neo-vanguardia–, Rivera Moya, su director, dentro de estos parámetros que también lo influyen, continúa con la arraigada tradición mexicana que ve en la danza un medio para incidir políticamente en la sociedad. Así mismo abre camino para hacer visible y por derecho a una minoría específica: la comunidad homosexual. Por esta razón Rivera no solo a desarrollado una brillante carrera en la danza mexicana sino que también es considerado un ícono para la comunidad LGBT (lésbico, gay, bisexual y transgénero).
Hasta la fecha, La Cebra cuenta con un repertorio de cincuenta coreografías, las cuales conforman diez distintos programas de danza gay, de las que sobresalen: Yo no soy Pancho Villa ni me gusta el fútbol, Ave María Purísima (de prostitución y lentejuelas); Antes de amanezca (cuando ya va bien mala), Danza del mal amor o mejor me voy, El tiempo lo arrasa todo… queda la muerte y Las simples cosas, por sólo mencionar algunas.


Qué es la danza gay y su repercusión en México


Es un concepto ideado para definir el estilo de La Cebra, al abrir un espacio dentro de los foros institucionales para la expresión de la comunidad gay mexicana a través de la danza, logrando acercar a un nuevo público que se muestra como uno de los más extensos y diversos del país.

La Compañía, así como las cebras en el Serengeti, ha corrido velozmente; siendo hoy en día una de las agrupaciones independientes más importantes de México. Reconocida por el público y la crítica como una de las más auténticas por su honesta, original, arriesgada y polémica propuesta social.
Stacks Image 214